EL DESPERTAR UNIVERSAL

02.01.2020 10:19

Despertar universal

 

 

Como la onda en un lago que se extiende, la humanidad está despertando a una velocidad cada vez mayor.

 

Una bola de nieve en la cima de una montaña tiene el potencial de volverse enorme, simplemente bajando la montaña y acumulando más nieve. En poco tiempo, esta pequeña bola de nieve puede convertirse en una fuerza a tener en cuenta. Los humanos somos así cuando se trata de intercambiar energía y visión, y no importa cuán pocas personas estén involucradas al principio, existe el potencial de un cambio masivo. Como buscadores de conciencia, estamos en medio de este proceso, y es sorprendente ver a personas que pensamos que nunca podrían darse cuenta, despertando a su verdad. Cada vez que vemos esto, podemos considerarnos bendecidos de estar viviendo en un momento en que la conciencia de la humanidad parece estar en un punto de inflexión, a medida que más y más personas abren sus mentes y cambian sus formas.

 

Para algunas personas, esto gira en torno a una conciencia del medio ambiente, para otras es un despertar espiritual, y para muchas es ambas cosas. Un gran cambio en la conciencia nos está afectando a todos, ya que reconocemos que las cosas no son lo que parecen ser, que hay más en nuestras vidas de lo que parece. Muchos de nosotros tenemos la conciencia y la energía en este momento para romper las formas antiguas y pasadas de moda de ver las cosas y avanzar hacia una nueva forma de estar en el mundo, y es esencial que lo hagamos. La belleza de vivir en este momento es que incluso las acciones pequeñas tienen un poderoso efecto dominó, y las reverberaciones de lo que hacemos tienen el poder de alcanzar y abrir muchas mentes.

 

Es como si una balanza estuviera a punto de inclinarse a favor de una conciencia superior, y cada uno de nosotros tiene el poder de acercar a la humanidad a ese punto con la más pequeña de las acciones. Cada vez que nos movemos en la dirección de nuestros sueños y visiones, podemos visualizar otra pequeña piedra cayendo al estanque, u otro peso de oro en la báscula, ondulando y volcando hacia el despertar universal.

 

POR MADISYN T.

 

DDespertar universal
 
 
Como la onda en un lago que se extiende, la humanidad está despertando a una velocidad cada vez mayor.
 
Una bola de nieve en la cima de una montaña tiene el potencial de volverse enorme, simplemente bajando la montaña y acumulando más nieve. En poco tiempo, esta pequeña bola de nieve puede convertirse en una fuerza a tener en cuenta. Los humanos somos así cuando se trata de intercambiar energía y visión, y no importa cuán pocas personas estén involucradas al principio, existe el potencial de un cambio masivo. Como buscadores de conciencia, estamos en medio de este proceso, y es sorprendente ver a personas que pensamos que nunca podrían darse cuenta, despertando a su verdad. Cada vez que vemos esto, podemos considerarnos bendecidos de estar viviendo en un momento en que la conciencia de la humanidad parece estar en un punto de inflexión, a medida que más y más personas abren sus mentes y cambian sus formas.
 
Para algunas personas, esto gira en torno a una conciencia del medio ambiente, para otras es un despertar espiritual, y para muchas es ambas cosas. Un gran cambio en la conciencia nos está afectando a todos, ya que reconocemos que las cosas no son lo que parecen ser, que hay más en nuestras vidas de lo que parece. Muchos de nosotros tenemos la conciencia y la energía en este momento para romper las formas antiguas y pasadas de moda de ver las cosas y avanzar hacia una nueva forma de estar en el mundo, y es esencial que lo hagamos. La belleza de vivir en este momento es que incluso las acciones pequeñas tienen un poderoso efecto dominó, y las reverberaciones de lo que hacemos tienen el poder de alcanzar y abrir muchas mentes.
 
Es como si una balanza estuviera a punto de inclinarse a favor de una conciencia superior, y cada uno de nosotros tiene el poder de acercar a la humanidad a ese punto con la más pequeña de las acciones. Cada vez que nos movemos en la dirección de nuestros sueños y visiones, podemos visualizar otra pequeña piedra cayendo al estanque, u otro peso de oro en la báscula, ondulando y volcando hacia el despertar universal.
 
POR MADISYN T.espertar universal
 
 
Como la onda en un lago que se extiende, la humanidad está despertando a una velocidad cada vez mayor.
 
Una bola de nieve en la cima de una montaña tiene el potencial de volverse enorme, simplemente bajando la montaña y acumulando más nieve. En poco tiempo, esta pequeña bola de nieve puede convertirse en una fuerza a tener en cuenta. Los humanos somos así cuando se trata de intercambiar energía y visión, y no importa cuán pocas personas estén involucradas al principio, existe el potencial de un cambio masivo. Como buscadores de conciencia, estamos en medio de este proceso, y es sorprendente ver a personas que pensamos que nunca podrían darse cuenta, despertando a su verdad. Cada vez que vemos esto, podemos considerarnos bendecidos de estar viviendo en un momento en que la conciencia de la humanidad parece estar en un punto de inflexión, a medida que más y más personas abren sus mentes y cambian sus formas.
 
Para algunas personas, esto gira en torno a una conciencia del medio ambiente, para otras es un despertar espiritual, y para muchas es ambas cosas. Un gran cambio en la conciencia nos está afectando a todos, ya que reconocemos que las cosas no son lo que parecen ser, que hay más en nuestras vidas de lo que parece. Muchos de nosotros tenemos la conciencia y la energía en este momento para romper las formas antiguas y pasadas de moda de ver las cosas y avanzar hacia una nueva forma de estar en el mundo, y es esencial que lo hagamos. La belleza de vivir en este momento es que incluso las acciones pequeñas tienen un poderoso efecto dominó, y las reverberaciones de lo que hacemos tienen el poder de alcanzar y abrir muchas mentes.
 
Es como si una balanza estuviera a punto de inclinarse a favor de una conciencia superior, y cada uno de nosotros tiene el poder de acercar a la humanidad a ese punto con la más pequeña de las acciones. Cada vez que nos movemos en la dirección de nuestros sueños y visiones, podemos visualizar otra pequeña piedra cayendo al estanque, u otro peso de oro en la báscula, ondulando y volcando hacia el despertar universal.
 
POR MADISYN T.Despertar universal
 
 
Como la onda en un lago que se extiende, la humanidad está despertando a una velocidad cada vez mayor.
 
Una bola de nieve en la cima de una montaña tiene el potencial de volverse enorme, simplemente bajando la montaña y acumulando más nieve. En poco tiempo, esta pequeña bola de nieve puede convertirse en una fuerza a tener en cuenta. Los humanos somos así cuando se trata de intercambiar energía y visión, y no importa cuán pocas personas estén involucradas al principio, existe el potencial de un cambio masivo. Como buscadores de conciencia, estamos en medio de este proceso, y es sorprendente ver a personas que pensamos que nunca podrían darse cuenta, despertando a su verdad. Cada vez que vemos esto, podemos considerarnos bendecidos de estar viviendo en un momento en que la conciencia de la humanidad parece estar en un punto de inflexión, a medida que más y más personas abren sus mentes y cambian sus formas.
 
Para algunas personas, esto gira en torno a una conciencia del medio ambiente, para otras es un despertar espiritual, y para muchas es ambas cosas. Un gran cambio en la conciencia nos está afectando a todos, ya que reconocemos que las cosas no son lo que parecen ser, que hay más en nuestras vidas de lo que parece. Muchos de nosotros tenemos la conciencia y la energía en este momento para romper las formas antiguas y pasadas de moda de ver las cosas y avanzar hacia una nueva forma de estar en el mundo, y es esencial que lo hagamos. La belleza de vivir en este momento es que incluso las acciones pequeñas tienen un poderoso efecto dominó, y las reverberaciones de lo que hacemos tienen el poder de alcanzar y abrir muchas mentes.
 
Es como si una balanza estuviera a punto de inclinarse a favor de una conciencia superior, y cada uno de nosotros tiene el poder de acercar a la humanidad a ese punto con la más pequeña de las acciones. Cada vez que nos movemos en la dirección de nuestros sueños y visiones, podemos visualizar otra pequeña piedra cayendo al estanque, u otro peso de oro en la báscula, ondulando y volcando hacia el despertar universal.
 
POR MADISYN T.